Pioneros de Siempre

Doña Uberlinda Sandoval, nació precisamente un 25 de marzo del año 1918, casada con José Onofre Merino (ya fallecido); llegaron por primera vez al Yacimiento Juan Domingo Perón en el año 1952, después que desde la mina de San Eduardo lo trasladaron a lo que hoy es Río Turbio.

b_200px_249px_16777215_00_images_Articulos_relatos_merino.jpgPosteriormente y transcurrido tres años es nuevamente trasladado a Neuquén, con la diferencia que quedaron en nuestra tierra cinco de los hijos de éste matrimonio, ellos son Otilia, María, Juan, Manuel y Francisco. En el año 1963 precisamente un 1° de mayo, después de un nuevo traslado de voluntarios de la provincia de Neuquén a nuestra Cuenca, pisa nuevamente este suelo la abuela Merino y Don José, pero con la familia mucho mas grande, ya que este matrimonio regresó con nueve hijos más: Isabel, Elma, Teresa, Delia, Enrique, Pedro, Juana, Héctor y Alicia para quedarse definitivamente en este valle de la Cuenca Carbonífera.

Doña Uberlinda tuvo dieciséis hijos (tres ya fallecidos), cincuenta nietos, setenta y dos bisnietos y quince tataranietos, y con sus ochenta y cuatro años cumplidos, sigue firme en ésta tierra apostando día a día a nuestro querido 28 de Noviembre, seguramente como lo hizo la familia Toro, Low, Laferte, Carrión, Nicoliche, Don Manuel García con su surtidor, Don Caballo Blanca y tantos pero tantos otros...

Desde éste grupo de trabajo y aprovechando este medio de comunicación, queremos hacerle llegar a la abuela Merino un agradecimiento muy especial y un profundo reconocimiento, y hacerle saber que en las diversas actividades y en la multiplicidad de tareas de nuestro pueblo, siempre está presente un Merino, es decir los representantes que ésta querida abuela le dio a ésta tierra. Muchísimas gracias, muchos cariños y felicidades, son el deseo de éste grupo de trabajo y también de nuestra comunidad.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar




Flag Counter