Pioneros de Siempre

Página 1


AÑO 2 Nº 9 - Abril de 1971

¿SABEMOS  COMUNICARNOS  O  NO?

¿Has pensado alguna vez que lo que hace mover todos los engranajes de una Empresa son las distintas formas de comunicarse las personas que forman parte de ella?

Si nunca te detuviste a meditarlo comienza a imaginar, por un momento, si un día cualquiera, como por arte de magia, algún acto de hechicería nos fascinara de tal forma que no pudiéramos comunicarnos entre sí, verbalmente o por escrito y que los teléfonos no funcionaran y que hubieran desaparecido lápices, lapiceras y papel.

¿Qué pasaría?

Ahí estaría la usina eléctrica de Río Turbio con toda sus fuerzas intactas, el tren listo para partir de Dorotea, el Applevage y las cintas de Río Gallegos preparados para cargar; en fin, equipos, máquinas y hombres, cada uno en su puesto. Aparentemente todo estaría en orden.

Sin embargo, faltaría lo más principal para que las fuerzas del trabajo comenzaran a actuar adecuadamente: la capacidad y los medios para comunicarse.

Indudablemente el trabajo comenzaría igualmente. ¿Pero qué ocurriría? ¿Te lo imaginas?

Aunque esta suposición es absurda, ¿no es verdad que muchas veces descuidamos, otras abusamos y otras usamos mal esa prodigiosa cualidad de comunicarnos?

Entonces aprovechémosla para que nos ayude y podamos ayudar.

¿Cómo se puede aprovechar?, Entre otras cosas, se logra escuchando, atendiendo y siendo concreto al hablar y al escribir, si bien a veces no es necesario hablar o escribir ya que es suficiente solo un gesto. Lo importante es no reservarse la palabra o el gesto cuando son necesarios. No se puede trabajar juntos y "comerse" las palabras o no escuchar o no atender. Tanto vale ello para el obrero respecto al supervisor como a la inversa. El escuchar es el comienzo de las buenas relaciones entre operarios y capataces, entre subordinados y jefes. Además cuando se escucha o se ha recibido alguna comunicación escrita, sepamos responder o acusar recibo de alguna forma. Si no lo hiciéramos sería lo mismo como si el que habla o escribe se estuviera dirigiendo a una pared.

Lo que no debe hacerse es abusar o superponer medios de comunicación. Por ejemplo usar el medio escrito y a la vez el teléfono. Además de perder y hacer perder tiempo, a la larga no nos dará el resultado perseguido. Por supuesto que el destinatario tiene que atender o escuchar nuestra única comunicación.

Si no veamos lo que pasó en cierto lugar con los pedidos urgentes. Se abusó tanto del rótulo URGENTE y se superponía tanto el trámite haciendo a la vez recomendaciones telefónicas, que al final quien los recibía solo les daba trámite preferencial cuando se le reiteraba el pedido por teléfono. Visto esto los solicitantes utilizaban un tercer canal, concurriendo personalmente. Se perdió tanto tiempo y abusó de tal forma con ese triple sistema de comunicación que llegó un día en que nunca más se supo cuando un pedido URGENTE era urgente.

Bueno, si estamos de acuerdo en que la comunicación horizontal, ascendente o descendente, es lo que hace posible la organización de una empresa y que es nuestra principal herramienta, tengamos siempre presente estos principales preceptos básicos:


  1. Tener en claro nuestra idea antes de comunicarla.
  2. Saber qué es lo que queremos conseguir o cuál es nuestro objetivo.
  3. Tratar de ser comprendido y de comprender.
  4. Ser sincero, cordial y cortés.
  5. Utilizar  palabras  sencillas.
  6. Al hablar no monopolizar la conversación.
  7. Escuchar con atención.

AÑO 2 Nº 9 - Abril de 1971

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar




Flag Counter