Pioneros de Siempre

 

 

 Natalie

Es el fin del mundo,
y no logro ver hasta tu casa.
Mis gritos no llegarán
a tus oídos.
Si todo comienza mañana,
quisiera besarte los ojos,
que manchados
de lágrimas saladas
lastimarán mis labios
sedientos de dolor
y de angustia.
Es el fin del mundo,
y no logro ver hasta tu pelo,
mis manos no podrán
acariciarte de nuevo,
pero si fuera posible
verte en la mañana,
te entregaría mis brazos
aunque sufrieran las penas
de neblinas congeladas,
de amaneceres sin soles
ni  soledades,
de noches acompañadas
y atormentadas...
Es el fin del mundo...
y no conocerás mis versos.
  Diego Martín Gabriel Díaz

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar




Flag Counter