Pioneros de Siempre

OG, es el Rey de la ciudad de Basan. Como todo rey tiene un dios, y un altar. Una noche su dios soñó con un homónimo: Se le presentó en forma de advertencia. -Sólo deber haber uno. Dijo. Y como muestra de poder y para que quede bien en claro, se mostró morando en todos lados a la vez.

HOLG, es el dios de la ciudad de Basan. Y tiene un rey, que le dice: -padre, oh mi dios.- yo también sufrí el mismo sueño en el cual vi tu muerte y mi tumba morando en las colinas de Edrei.

Llegó el enfrentamiento inevitable. Batallas y días interminables de sangre y amarguras. Y en manos de los invasores con un dios de la guerra, quedan toda Galaad con sus ciudades, Basan hecha cenizas hasta Salcha y Edrei.

Luego, cuando aún no se secaba la sangre derramada, un gran Ibis de siete cabezas, tomó a Holg muerto entre sus garras y desapareció volando hacia las tinieblas de infinitas regiones. Luego cuando la muerte cerraba los ojos, Og ardía en una fogata enorme y perfecta de nueve codos de altura.

Entonces las colinas de Edrei, se quedaron sin tumba. Y el altar de Basan

Se quedó sin dios.


 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar




Flag Counter