Flag Counter
   
   

Etimología Tehuelche

Detalles

Se ha indagado en libros cómo: Historia de la Provincia de Santa Cruz, de Osvaldo Topcic; varios escritos del Señor: Mario Echevarria Baleta y diarios de época, ojala sea de su agrado y pensemos que nuestros aborígenes han sido punta de lanza de toda Nuestra Historia y que en cierta forma, somos culpables de su exterminio.

1- 30

1 Chaltén quiere decir en voz tehuelche, montaña que humea, además de significar en nombre de el pueblo más joven de Santa Cruz.
2 Aonikenk, en lengua tehuelche significa: Gente del Sur.
3 En el territorio de Santa Cruz, hacia el año 1700, habitaban éste suelo los tehuelches meridionales australes; y se ubicaban entre el río santa cruz y el estrecho de Magallanes, en cambio los ubicados en el Chubut hacia arriba eran denominados tehuelches meridionales boreales.
4 Tehuelche es una palabra compuesta, tehuel es una expresión pampa y che de origen mapuche.
5 La palabra patagones precisamente para el pueblo aborigen de la Patagonia, éste es un concepto dicho por el padre Molina, con respecto a la palabra Tehuelche.
6 Los ex gobernadores del territorio de Santa Cruz, Ramón Lista y Carlos Maria Moyano, son los referentes más importantes en el conocimiento y las costumbres de los tehuelches dado que ellos convivieron y compartieron mucho tiempo y vivencias con los aborígenes.
7 Se calcula que hacia el año 1839, en todo el territorio de la Patagonia habitaban de 8 a 10.000 aborígenes, estimación de  Casamisquela, Mondelo, Perea y Martinic.
8 Antonio de Viedma, en el año 1783, consigna que hay unos 4000 aborígenes a los largo de la costa patagónica, que se extiende entre el paralelo 44º y 52º.
9 De acuerdo con el primer censo nacional del año 1869, habrían conjeturablemente unos 24000 aborígenes para toda la Patagonia.
10 Los toldos de los aborígenes albergan entre 10 y 12 miembros y el doble de perros, esto al decir de Larrain en 1883 en Puerto Deseado y ha sido funcionario del ministerio de relaciones exteriores de la república argentina.
11 Los toldos de los aborígenes lo básico estaba dado por los cueros, primero por los guanacos y más tarde, hacia el año 1750 se agrega el cuero del caballo, a los cuales incorporaran además, cómo medio de transporte de los mismos toldos y enseres de uso cotidiano, tomados del blanco.
12 Los tehuelches comenzaron a utilizar el caballo a mediados del siglo 18, esto al decir de M.Nassone.
13 Se calcula que a partir del año 1750, aproximadamente hasta nuestros días, los tehuelches, comenzaron a usar al  caballo, cómo medio de transporte, antes caminaban en grupos por diferentes lugares para afincarse por un tiempo.
14 Agustín del Castillo decía que los tehuelches para su subsistencia en su desplazamiento, buscaban cuatro elementos básicos; la carne, el agua, el pasto y la leña.
15 El cacique Orkeke fue el más nacionalista de los líderes aborígenes y qué enarbolaba la bandera celeste y blanca del comandante Luís Piedra Buena y camas había peleado a los cristianos, que los consideraba sus paisanos.
16 El esqueleto del cacique Inakayal, se conserva en el Museo de la ciudad de La Plata.
17 El tehuelche Capipe, vio la luz en la reserva Camusu Aike, hijo de un cacique, su único error fui haber llegado tarde a éste mundo.
18 Los caciques Joyel, Inacayal y Namuncurá, se los conocía como manzaneros, por vivir en la zona de Río Negro y en más  de una oportunidad vivieron en Santa Cruz.
19 Casimiro biguá, el cacique general de la Patagonia, habitó éstas tierras entre los años 1830 y 1870, fue un personaje destacado dentro de su raza.
20 Antes de la llegada de los Europeos, el actual territorio santacruceño estuvo ocupado por poblaciones aborígenes, pertenecientes al complejo cultural tehuelche, nómadas, cazadores de guanacos y choiques; sus campamentos transportables eran ubicados en sitios abrigados, cómo profundos valles y cañadones ó lugares próximos a bosques, dónde proveerse de leñas.
21 Los tehuelches en sus desplazamientos, tejieron una trama de sendas y huellas trazadas básicamente en dos direcciones, una longitudinal correspondiente sobre todo a las comunicaciones intertribales y otra paralela a los ríos, que comunicaba  los valles cordilleranos con la costa.
22 En el emplazamiento de muchos de sus antiguos campamentos que han dejado los aborígenes, hoy se levantan pueblos y ciudades, así cómo en numerosos casos, las actuales rutas nacionales y provinciales, siguen el trazado del antiguo derrotero de los tehuelches.
23 Los tehuelches durante el verano habitaban la cordillera, libre de nieves, y en el verano en la costa, en éste lugar fue  precisamente, dónde los encontró Fernando de Magallanes en l520.
24 El gobernador del territorio nacional de santa cruz Ramón Lista decía que: Los tehuelches eran los hombres más altos del globo.
25 Los toldos de los tehuelches eran de cuero de guanaco hasta que apareció el caballo.
26 Maria la grande, a principios del siglo 19, fue la más importante en lo que se refiere al poder ejercido en la mujer. .El mismo abarcó  desde el Estrecho de Magallanes  hasta Río Negro; Maria fue llamada La Grande cómo Catalina de Rusia y fue muy respetada por su gente.
27 Una de las festividades más importantes del pueblo tehuelche, es  El Camaruco, algunas colonias aborígenes aún la celebran.
28 La trutuca, es una caña hueca de 3 metros, en cuyos extremos aplican un cuerno de vacuno; éste instrumento se utiliza para comunicase con las tribus vecinas, cuándo realizaban las fiestas del Camaruco.
29 El Gualicho no tiene forma, ni color definido, suele aparecer ante nuestros ojos de distintas maneras y aspectos, puede ser un animal (especialmente ave), insecto, también cómo sombra, sueño ó persona y es capaz de llegar a uno, a través  de una prenda  de vestir ó de otra partencia.
30 Para prevenir los gualichos, los aborígenes enterraban las uñas y los cabellos que se cortaban, nunca debían ser quemados, ya que esto provocaba locura.

31 - 60

31 Los Onas y los Yámanas, poblaban tierra del fuego, los tehuelches  Santa Cruz.
32 Los Padres Salesianos fueron los principales defensores de los aborígenes en éste territorio.
33 Si bien los principales exterminadores de los tehuelches han sido los colonizadores, al invadir sus territorios y contagiar sus pestes, el hombre blanco de nuestro país no están lejos de ser culpables, de tal exterminio.
34 Los aborígenes gustaban del ñandú y del guanaco, pero también si la carne estaba gorda, disfrutaban del puma y el zorrino.
35 La carne del caballo se disfrutaba solamente para ocasiones especiales, cómo el nacimiento de un niño o la muerte de algún anciano.
36 Los aborígenes eran limpios, al menos en el interior de sus toldos, trataban de que esté  perfectamente limpio, en especial de los yuyos.
37 El orden interno  en la costumbre de los aborígenes, se basaba en el respeto de todas las costumbres tradionales que regulaban la convivencia.
38 En éstas sociedades sin escuela, todo lo que se aprendía provenía de la propia experiencia  y del consejo testimonial y oral de los mayores.
39 El Gaucho Manuel Coronel, tenía como esposa a la tehuelche Rosa, la cuál era pariente, según  los dichos del cacique Papón en el año 1879.
40 La mujer tehuelche era la encargada, de armar y desarmar los toldos, cargarlos en los caballos mansos en éste caso, junto con sus hijos, mientras los hombres estaban de caza, con caballos más vivaces, en el curso del desplazamiento del grupo, hasta otro paradero.
41 Guer Aike, en lengua tehuelche significa; buen lugar.
42 La palabra Tehuelche significa Gente Brava.
43 Al decir de Ramón Lista, cómo la de Agustín del Castillo, los tehuelches tenían como alimentos preferidos al ñandú primero y al guanaco después en orden preferencial y se incluye al fruto del Calafate.
44 Los tehuelches tenían predominio de la piedra, el hueso y el cuero y lo utilizaban cómo material de trabajo.
45  Hacia el año 1770, los tehuelches poseían cuchillos, de fabricación inglesa, proporcionados por el navegante John Byrón y obtenidos por intercambio en alguna recalada del mismo, estando éste por el Estrecho de Magallanes.
46 Los tehuelches consumían Machacay ó Huachacay, según se consigna es un licor verdoso, compuesto de alcohol rebajado con agua.
47 En la bahía San Gregorio, los tehuelches intercambiaban con los blanco, sus artesanías por especias y algo más.
48 Los aborígenes muchas veces iban a ver a  Monseñor Fagñano, para recibir su ayuda solidaria.
49 El Zurdo era el nombre de pila de un tehuelche.
50 El aborigen el Zurdo, tenía dos esposas y además intercambiaba aguardiente por caballos y elementos de plata.
51 El  aborigen el Zurdo, también era su estilo intercambiar, además de aguardiente, cuchillos con vaina de plata, no en vano se lo ha visto haciendo ostentación de muchos de ellos.
52 Los aborígenes intercambiaban una pluma de ñandú por media libra de galletas secas.
53 La llegada a la pubertad de los jóvenes tehuelches, era celebrado con una fiesta, dónde no faltaban los bailes y la buena bebida.
54 Los tehuelches tenían muy buen oído para la música, por eso se han encontrado numerosos instrumentos musicales.
55 En la mente de los tehuelches habían buenos y malos espíritus, que en forma casi incesante los agobiaban.
56 Según el Perito Francisco Pascasio Moreno, para los Tehuelches, el espíritu, luego de muerto el cuerpo, viaja a otro mundo, muy lejos, situado al otro lado de los mares ó lagos, es decir a lo desconocido.
57 Los tehuelche creían que los graznidos de las aves nocturnas, anunciaban la muerte ó enfermedades de alguien de la tribu, lo mismo con la creencia de la existencia de un guanaco con dos cabezas.
58 Una de tantas creencias que tenían los tehuelches, era untar con arcilla húmeda al recién nacido, para protegerlo de los malos espíritus, como así también colocar las armas en dirección contraria a la marcha, impidiendo con ello la cercanía del gualicho y además, cómo modo de alejar las enfermedades.
59 Los tehuelches creían que dentro del reloj, con su tic tac, había  un ser maligno.
60 Para los tehuelches el gualicho podía estar en la parte posterior y más oscura del toldo.

61 - 90

61 Era costumbre que al morir un tehuelche, sus pertenencias a las cuales él había dado nombre propio, no había que nombrarlas, es decir, las cosas mueren cuándo muere quién las ha usado, si se las mencionan traen desgracia y deben ser olvidadas.
62 El cerro Fitz Roy, originalmente se llama Chaltén, nombre dado por los tehuelches.
63 Es de aceptación generalizada entre los distintos estudiosos del pueblo aborigen, que por naturaleza los tehuelches eran pacíficos y hospitalarios.
64 En el año 1877, por la zona de Guer Aike, un lugar con cañadones, buen reparo y pastos, allí en invierno se encontraban distintos grupos tehuelches, dónde cruzaban el Río Gallegos, ya sea para dirigirse al norte ó al sur argentino.
65 En el año 1887, el gobernador Carlos Maria Moyano, junto al aborigen Compen testimonio de un lugar llamado; Cerro de la pelea, dónde los aborígenes peleaban hasta la muerte.
66 Por la zona de Tecka en el año 1700, se llevo a cabo una lucha encarnizada, entre los tehuelches y araucanos, la misma duró tres días y tres noches, siendo vencedores los araucanos, diezmando a una  cantidad notable de tehuelches.
67 El carácter nómada del tehuelche, en su desplazamiento por territorio patagónico, hacia que en ocasiones hubieran choques sangrientos con otros clanes principalmente, cuándo creían ser invadidos sus territorios de caza.
68 La lanza de los tehuelches, es completamente distinta al de los araucanos, y, de los pampas, y solo se las usaba  cuándo se combatía de pie.
69 La tenencia de armas blancas y de fuego, por parte de los tehuelches, es preocupación del gobernador Ramón Lista en los años 1878/79 y luego también, cuándo se hace cargo de la gobernación. Dictando una ordenanza el 12 de enero de 1888 por la cuál prohíbe la venta de armas a los aborígenes.
70 A partir del año 1863, aparecen las primeras fotografías de grupos aborígenes, marcando el inicio del periodo que se extiende hasta época reciente.
71 Así cómo el varón, la mujer tehuelche llevaban los pies desnudos.
72 A Lago Argentino los aborígenes lo habían bautizado con el nombre de Kelta.
73 La palabra CAMUSU – AIKE, significa; ondear el pasto alto, como si flameara.
74 El nombre de Camusu Aike, está referido a todo cañadón en el que se encontraban ubicados a cierta distancia entre si, cada uno de los familiares. El sitio dónde están agrupadas las viviendas en la actualidad era llamado: Makaska.
75 La reserva aborigen de Cañadón Camusu Aike, creada por decreto nacional nº4167 ,  dónde se le otorgan a la comunidad tehuelche 50.000 hectáreas.
76 La reserva aborigen de Camusu Aike, lindera  con el paraje La Esperanza a 20 kms., al norte en la mitad del trayecto entre Río Gallegos y Lago Argentino, por ruta provincial nº5 (ex.nac.40), se encuentra a una altura sobre el nivel del mar 172 mts.
77 La estancia Camusu Aike,  lindera con la reserva aborigen.
78 El significado de la palabra Copalqué, es arcilla negra para pintarse la cara.
79 Copalqué es el apellido de una familia tehuelche, de la zona del norte de la provincia de Santa Cruz, reserva aborigen Kaper Kaike, y su ubicación está en el puesto de la estancia en el Cañadón salado al sur del Cerro Piedra.
80 El significado de la palabra Corpen Aike, es Junco, Juncal; zorrino macho, Macho que anda solo.
81 Alacrán en voz tehuelche se dice; Kórper.
82 “Vivir con los aborígenes en sus mismos reales y recoger allí los datos buscados, vale mucho más que leer todas las relaciones de los cronistas, que generalmente no son abundantes de verdad”, lo dijo el Perito Francisco Pascasio Moreno.
83 El Perito Francisco Pascasio Moreno, exhumó del cementerio de Gaiman, los restos del cacique Lapo y su mujer, también el de Sam Slick, hijo del cacique Casimiro Biguá, que fuera muerto en una riña, con dos de sus pares, hoy los restos se encuentran en exposición en el Museo Antropológico de Buenos Aires.
84 El Perito Francisco Pascasio Moreno, fue compadre  del Cacique Valentín Sayhueque,  y además logro que éste lograra su liberación cuando fue prisionero en la ciudad de Buenos Aires, y consiguió su libertad por la ciudad.
85 Muchas veces he sellado amistad con  un Cacique, engullendo con valor estoico , una gran cantidad de engrudo” lo dijo en varias oportunidades el Perito Francisco Pascasio Moreno.
86 La Machi, era la hechicera y médica al mismo tiempo.
87 El Cacique Yankakirque era conocido cómo “El de las 9 mujeres”.
88 Los tehuelches lo apodaron a el Perito Francisco Pascasio Moreno, cómo, Tapayo, equivalente a Moreno ó Morocho.
89 El Perito Francisco Pascasio Moreno, le regala al Cacique Sayhueque, la bandera argentina, éste la izó y lo brindó honores.
90 La planta verbenácea, de color muy oscuro, servia a los aborígenes para comunicarse y de inmediato se elevaban densas columnas de humo, que eran respondidas desde lejanos cerros del Sur, por los aborígenes boleadores de baguales.

91 - 120

91 Los aborígenes interpretaban a la muerte de las siguiente manera;  el desenlace solo era posible por la vejez  natural ó por heridas recibidas en luchas.
92 El pueblo tehuelche padecía, de las siguientes enfermedades; Sífilis, tuberculosis, influenza o gripe, neumonía, viruela y Sarampión.
93 Cada toldo ó grupo de toldos, era presidido casi siempre por un Cacique, cuyo poder autoritario está basado en sus méritos personales ó en el número de parientes que le prestaban atención.
94 En los aborígenes el hombre mas rico, y más letrado, es el que dirige las cacerías, designando de antemano el campo para la corrida y señalando a cada cazador el puesto que considera conveniente.
95 El primer encuentro entre el aborigen y el blanco, fue en el año 1520, en Puerto San Julián, cuándo arriba por esas costas Fernando de Magallanes.
96 En el año 1870 ingresaron a Punta Arenas República de Chile, 72.000 litros de aguardiente, en una población con 915 habitantes, entre ellos los aborígenes, que disfrutaban a rabiar del alcohol.
97 Los tehuelches llamaban Orr Kon (Río de Puntas), en clara alusión, a las puntas de rocas cómo pilares, sobre el margen derecho del Río , cerca del Lago Viedma.
98 El Perito Francisco Pascasio Moreno, insistía que el arte rupestre, no es patrimonio  de los tehuelches, sino de una raza anterior a los mismos.
99 En el territorio Santacruceño se formaron cinco reservas aborígenes; Camusu Aike en 1899, Lago Viedma en 1920, Lago Cardiel en 1940, Lago Cardiel en 1922, Las Heras en 1927 y 1940, las 4 primeras ocupadas por tehuelches y las dos restantes por grupos araucanos.
100 La  palabra Patagones y Tehuelches, son nombres impuestos a  una misma raza.
101 La momia del Cerro Gualicho de acuerdo a los estudios que se han hecho  al cráneo, es de un adulto de 50 ó 55 años de edad.
102 Se cree que el gualicho, fue introducido por el contacto de la cultura tehuelches con Pampas y Mapuches.
103 Kaañi, en lengua aborigen significa; fiesta con canto, música y baile.
104 Cuándo los pequeños comenzaban a merodear por los toldos vecinos, recibían manifestaciones afectivas de todos.
105 Una regla económica fundamentaba que la distribución dentro de cada grupo, era compartir todo lo que se pudiera conseguir, tanto las mujeres ancianas que enviudaban, cómo alguna familia que no hubiera tenido suerte en la cacería y sufrieran carencias, avía que extenderles la mano.
106 Uno de los factores principales de la casi extinción de los aborígenes, no solo de los tehuelches y los Shelknam (Tierra del Fuego), sino de todos el país, fueron en primer lugar los Colonizadores y luego el hombre blanco.
107 El gobernador del territorio nacional de Santa Cruz Ramón Lista, dijo; “Qué entre los tehuelches meridionales, el punto de referencia básico para la caza, era la estrella de Orión, cuya ubicación en el cielo a los largo del año, permitía distinguir cada uno de los doce mese ó luna, cómo ellos lo llamaban.
108 Los aborígenes diferenciaban las estaciones del año de la siguiente manera; al largo invierno lo denominaban con el equivalente castellano deshielo, luego llegaba la estación de primavera llamada  Parto Nuevo, el verano  era llamado, de los huevos de Ñandú y de los guanacos chicos y era la época del año en que los recursos  de caza y recolección, encontraban en su apogeo y por lo tanto abundaban los alimentos preferidos, finalmente el ciclo anual se cerraba con una transición otoñal, con la larga época del frío equivalente al invierno.
109 Los primeros años de un niño tehuelche, más precisamente a los cuatro años, se acostumbraba a hacerles una pequeña perforación en las  orejas para colocarles aros.
110 A los ancianos se les tenían mucho respeto y atención, dado que ellos con su experiencia de vida, aconsejaban a las nuevas generaciones.
111 Los aborígenes siempre han creído en la resurrección de los muertos, por eso se acostumbraba al enterrar  los cuerpos en la actitud que tuvieron en el ceno maternal.
112  El gobernador del territorio de Santa Cruz, Ramón Lista, ha escrito un libro titulado; “Tehuelches, una raza que desaparece”, un visionario por la época que vivió.
113 Los aborígenes de la  Patagonia y tierra del fuego, no tuvieron escrituras sagradas, dónde  estuvieran asentadas sus concepciones sobre el erigen del universo y de los seres humanos.
114 Una conocida versión mítica tehuelche, expresa que un ser superior, (dios, para la cultura occidental, Europa), que ellos llamaban Kooch, quién creó los elementos del espacio, el viento, la luz y las nubes, formó una isla en los océanos y dio vida a los primeros peces, insectos, aves y mamíferos.
115  En el primer contacto con el gringo, los tehuelches se sintieron despreciados y de allí, que ese encuentro fue el desencadenante  para su exterminio.
116 Recordemos que los primeros expedicionarios que llegaron por tierra del fuego, al ver muchas fogatas de los aborígenes en las costas, llamaron cómo tal a esa zona.
117 Para los aborígenes el automóvil, era un vagón sin caballos.
118 Los aborígenes aprovechaban al máximo, para consumo propio al caballo, las costillas y lomo era lo que comían y el resto quedaba para los perros.
119 El Cacique  Joaquín Sayhueque, es descendiente directo del Cacique Sayhueque  y hoy en 2006, se encuentra en el Hogar de Ancianos Nuevo Amanecer de Caleta Olivia, tiene 70 años de edad.
120 Los aborígenes llamaban guanaco blanco a las ovejas.

121 - 150

121 Margarita Chapalala viuda de Bustamante, es descendiente directa de tehuelches y actualmente reside en la ciudad de Las Heras.
122 En lengua tehuelche Kospi, significa Pétalo.
123 Los tehuelches ambulaban desde el sur de Río Negro hasta El Estrecho de Magallanes, recientes estudios antropológicos (de Cecilia Pla y Adriana Callegai) demostraron su antigüedad en la región hasta uno 9000 años antes de cristo.
124 Los tehuelches eran típicamente nómadas a diferencia de otras tribus, que ordinariamente excursionaban dentro de zonas limitadas.
125 Antes de la utilización del caballo, los aborígenes se valían del arco y la flecha, después usaron la lanza y las boleadoras.
126 Los aborígenes trabajaban bien la piedra y el cuero, con la primera fabricaban flechas y utensilios, con el cuero, en forma muy eficaz, cosido con venas y tendones, hacían quillangos y cubiertas para sus carpas.
127 Los tehuelches Vivian de la caza y los productos de la tierra y despreciaban los peces y los mariscos.
128 El significado de la  palabra tehuelche, Coy Aike, es Laguna pica del avestruz, debe pronunciarse Coi Aike, ya que de hacerlo con “Y” latina puede llegar a confundirse con, Coyaike , cuya traducción es Fogón.
129 Coyle, significa; Coy - Laguna, Le - Agua; laguna con agua.
130 El Chaltén, fue bautizado cómo  Robert Fitz Roy por el Perito Francisco Pascasio Moreno, el 02 de  marzo de 1877, es la montaña sagrada de los tehuelches, alcanza una altura de 3405 metros y es considerada una de las montañas mes difíciles del mundo por los escaladores, ya que pocos han alcanzado la cima.
131 En la región denominada Laguna Blanca, era lugar de reunión y encuentro de excelencia para distintas etnias aborigen, ésta Laguna está ubicada a mitas de camino entre Gaypon, El Zurdo y Bella Vista, por Norte y Punta Arenas,  República de Chile por el Sur.
132 Se dice que los Onas, no son otra cosa que tehuelches meridionales australes, pasados a Tierra del Fuego, esto al decir del Dr. Casamiquela.
133 Aonikenk, es el nombre que designa a los grupos de tehuelches, que habitualmente  ocupaban los territorios situados al Sur del Río Santa Cruz, hasta el Estrecho de Magallanes.
134 Conforme al aporte del Dr. Casamiquela, habría que apuntar que el subfijo Kenk, no encierra el concepto hombre, sino que equivale a la terminación ero y eño de los gentilicios; por lo que Aonikenk es simplemente Sureños, según los datos aportados de éste estudioso del pueblo Patagón
135 El Perito Francisco Pascasio Moreno, en relación a la etimología y conceptos que encierran las palabras del idioma tehuelche, cosa nada sencilla, no dice que se debe hablar de Patagones, tal cómo deriva del termino, utilizado por Fernando de Magallanes, para designar al pueblo que éste encontrara en Puerto San Julián en 1520.
136 El Perito Francisco Pascasio Moreno, agregó en referencia a la etimología que, según la palabra tehuelche es compuesta de la palabra tehuel, que es una expresión Pampa y  che expresión Mapuche, de allí se preferencia en cuánto a utilizar la palabra Patagones, precisamente para el pueblo aborigen de la Patagonia.
137 Juan Narborough, en el mes de febrero de 1670, es el primero que profundo interés mide la estatura de los Patagones. Indicando que su altura no excedía los cinco pies y diez pulgadas; es decir 1,77 metros, a partir de ese dato, se toma conocimiento real de la estatura tehuelche.
138 Se calcula que en el año 1839, en todo el territorio de la Patagonia habitaron de 8 a 10.000 aborigen.
139 Esta es la altura de los Patagones, según distintos autores; en 1525, Jofre de Loaiza 2,73mts, en 1578, el capellán Francis Fletcher 2,28mts, en 1584, Argensola, de la expedición de Gamboa, 2,50mts, en 1594, Ricardo Hawkin, dijo: Son gigantes, en 1599, Oliverio de Noort de alta talla, en 1669, Narborough y Word, de 1,77mts, en 1764, el Comodoro Byrón, dijo; Son gigantes, en 1766, Luis Bougainville, dijo: Son altos pero no gigantes, en 1767, el Capitán Wallis y Carteret, de 1,67mts, en 1838, Dorbigny, no más de 2 metros, en 1869 George Musters, de 1,77mts, en 1877, Ramón Lista, de 1,85, la altura del Cacique Orkeke, en 1877, Enrique Ibarsierra, de 1,92mts, en 1897, Enrique de la Voulx, de 1,775mts, en 1990, Ramón Morales, de 1,50mts; además cree que Fernando de Magallanes, debió medir 1,52mts de altura.
140 La cantidad de individuos desde el sur del Río Santa Cruz y toda Tierra del Fuego, se puede establecer hacia el año 1843 en 10/11.000 aborígenes.
141 Según las notas de los viajeros y estudiosos nos dicen que , desde el año 1526 hasta 1870, tomando datos aportados por Bougainville, Fitz Roy y otros, nos informan que en la región mencionada habrían por los años 1831/ 1836, hasta 2000 individuos y con el uso del caballo hubo un aumento demográfico apreciable.
142 El jefe tehuelche, Ulquiquenke, habitó por la zona de Puerto Deseado, allá por el año 1783.
143 El cacique Coopan, anduvo desde el Río Santa Cruz  hasta el Estrecho de Magallanes, cazando guanacos, en la zona de Cabo Vírgenes, por el año 1783.
144 El Cte. Luis Piedra Buena, en el año 1867, cedió al cacique Casimiro Biguá, una casa construida en la isla Pavón, nombre que él bautizó en 1859.
145 El cacique más importante de la zona Patagónica fue, Papón, pero a su vez el más odiado por su carácter altanero y por el mal trato que daba a sus compatriotas.
146 La cantidad de caballos, por parte de los caciques, marcaba el prestigio patrimonial de toda la tribu.
147 El gobernador de las Islas Malvinas, Luis Vernet, recibió a la aborigen Maria, en el año 1804, en el archipiélago.
148 El hombre blanco ó gringo, para demostrar su valentía y trofeos, cazando por el territorio Santacruceño, cortaba las orejas de los aborígenes y en raras excepciones algunos de ellos quedaban con vida y con el triste recuerdo de lo ocurrido.
149 La palabra tehuelche Oyikil, significa: Cóndor.
150 Según las crónicas y al decir de distintos autores consultados, indican, qué prácticamente no hubo una labor extendida de alfarería entre los tehuelches, lo cuál probablemente estaría dado por el carácter nómada del referido pueblo.

151 - 180

151 El gobernador Carlos Maria Moyano, informó en su momento, que no hay ni  el más pequeño vestigio entre los tehuelches, de testimonios que acrediten de alguna manera el desarrollo de la alfarería.
152 El tehuelche aplicó su habilidad manual, a la confección de pipas de fumar, modeladas con arcilla y endurecida luego al calor de un rescoldo.
153 La mujer tehuelche, tenía las facultades de hacer, entre otras prendas personales, el tejido de vinchas para la cabeza, hechas con hilos de telas deshiladas, cómo así también fajas para la cintura y ligas.
154 El gobernador Ramón Lista, compartió siempre la opinión de George Musters, sobre la mujer tehuelche, al decir que éstas son muy hacendosas, activas, cuidan mucho de sus hijos, además de prepararlos alimentos y coser las pieles.
155 Entre los elementos de intercambio que tenían los tehuelches, estaban los procesados; capas de piel de guanacos, elementos elaborados con cueros de guanacos ó equinos en general, capas de plumas de avestruz y carne de guanacos para la alimentación.
156 Entre los elementos que intercambiaban los tehuelches, figuraban los no procesados, por ejemplo: Plumas de avestruz, cueros de zorro, cueros de zorrinos, cueros de león, cueros de caballos, cerdas de caballos y lanas de guanacos.
157 El hombre blanco intercambiaba con los tehuelches, los siguientes elementos procesados, por ejemplo; artículos de vidrio y loza, artículos de tienda, monedas de plata, alimentos, entre los que se cuenta: arroz, galletas secas, harina, yerba, bebidas alcohólicas en general, tabaco, cigarrillos, artículos de ferretería, cuchillos, limas,  punzones, clavos, hachas y martillos.
158 La aborigen Maria, líder de los tehuelches  hacia el año 1826, el villorrio Patagón dónde allí residía, se componía de 15 toldos, el de Maria, se encontraba en el centro con un banderín al tope y al lado del mismo, había un toldo anexo con una gran cantidad de pieles y provisiones, lo cuál ella no intercambiaba con el blanco sino que se los vendía.
159 Tsonekas es el verdadero nombre de los llamados tehuelches, aonikenk o chonkes.
160 George Musters, entre los años 1869 y 1870, recorrió 2700kms por la Patagonia, con los Caciques, Casimiro Biguá y Orkeke, viajando por la Cordillera hasta  el Río Limay y luego Carmen de Patagones.
161 El escritor Federico de Escalada, en el año 1949, ratifica que a los aborígenes Santacruceños se los conoce con la denominación Patagón.
162 En el año 1869, George Musters, llegó a la Isla Pavón, en el Río Santa Cruz, Patagonia Argentina, dónde tenía su factoría el legendario y valiente Cte. Luis Piedra Buena, allí se reunió con un grupo de tehuelches, dado que el Cte. Había cedido un lugar al cacique Orkeke.
163 Algunos seres dejan su marca en el viento, viento Patagónico en éste caso y muchos caciques a pesar del tiempo transcurrido, sus sombras y nombres  aún hoy perduran.
164 Se dice que el Cacique Orkeke, que era un hombre sabio, rebosante de bondad y generosidad.
165 El 12 de septiembre de 1883 a las 08.40 expira , cómo una luz, que se apaga de súbito, el Cacique Orkeke, en la Ciudad de Buenos Aires, lejos de su tierra natal el Sur.
166 A los toldos los tehuelches los llamaban Ruca.
167 A los Caciques ó Capitanes Tehuelches, cuándo morían se los enterraban con sus pertenencias personales, armas, alimentos y ropas, además se mataba a cuatro de sus mejores caballos, y se los colocaba a cada uno de los cuatro puntos cardinales.
168 Desde que los Tehuelches han tenido contacto con los Colonizadores, mantuvo el trueque o intercambio, se mantenían cerca de las costas patagónicas para tal fin, lugares como Puerto Deseado, en el año 1860 eran referentes importantes.
169 Se desconoce en que momento llega hacia los Tehuelches, los perros, dado que ellos le han prodigado toda la atención.
170 Con la adopción del caballo por parte de los aborígenes, obligó  a éstos a darle mayor importancia a las boleadoras.
171 La facultad de comunicarse  mediante sonidos guturales o articulados, era lo que poseía el tehuelche para hacerse entender con sus compañeros y semejantes, ya que no alcanzó  a llegar a la etapa de la escritura.
172 El Tehuelche desarrolla su cultura dentro de su etapa nómada, de allí, que digamos, que el pueblo tehuelche, poseía su propio idioma ó lenguaje para comunicarse entre sí.
173 Los tehuelches poseían una escritura ideográfica, puesta de manifiesto en las cuevas de las manos.
174 El vocabulario tehuelche, al decir del Perito Francisca Pascasio Moreno, cómo es una lengua hablada y no escrita, está sujeta a variaciones ilimitadas.
175 El carácter nómada del Tehuelche, en su desplazamiento por el territorio patagónico, hacía que en ocasiones; hubieran choques sangrientos, cuándo otros clanes principalmente, creían ver invadido su territorio de caza.
176 A mediados del siglo 18, los patagones comenzaron a usar las boleadoras como armas de guerra.
177 Para los aborígenes, en las zonas doloridas del cuerpo, era el lugar dónde estaba alojado en ese momento el Gualicho.
178 Los médicos brujos  ó  brujos médicos tehuelches, debían permanecer solteros ó solteras , pero no estaban alejados de los favores del sexo opuesto , mientras que la médica hechicera podía casarse.
179 La hechicera ó hechiceros tehuelches, gozaban de buen prestigio ante la tribu, pero cuándo los pronósticos fallaban ó algún paciente moría, ellos pagaban también con su vida.
180 Según Antonio de Viedma, en el año 1783, los tehuelches en su tiempo libre, se divertían jugando a los dados y a la perinola y se ejercitaban a su estilo de batallas y corrían a caballos en pareja.

181 - 200

181 Los tehuelches son muy indolentes para sus necesidades, esto lo dijo y dejó escrito; el gobernador Ramón Lista en los años 1877 - 1880.
182 Los tehuelches desplegaban la más grande actividad para sus placeres, el baile, el fuego y la embriaguez, esto al decir del Gobernador Ramón Lista.
183 El baile para los tehuelches, era una ocupación muy importante, que intervenía en todos los principales actos de su vida; la pasión por el fuego es muy grande, después de las borracheras, se sientan alrededor del fogón y juegan sus caballos, sus perros y hasta las armas, esto al decir del gobernador Ramón Lista.
184 Cuándo asume la gobernación Ramón Lista en el año 1892, se preocupó en brindarles mejores condiciones de vida a los tehuelches, dado que él convivió un tiempo significativo  con ellos y conocía sus necesidades.
185 De acuerdo al estudio de Mateo, Martinic Bero, que lo han estudiado en profundidad, que el juego de barajas entre los tehuelches, estuvo muy extendido, afición adquirida a través del contacto e intercambio cultural con el blanco, aún antes de los primeros testimonios registrados, que se remontan hacia los años 1833- 1834.
186 Hay varios viajeros que han dejado testimonios, sobre el gran uso de las barajas por parte de los aborígenes, Fitz Roy en 1832, A. y C. en 1833/34, J.Williams en 1834, Bourne en 1849, G.Musters en 1849, Beehan en 1877 y Ramón Lista en el mismo año.
187 Los tehuelches confeccionaban las barajas, con cuero seco, bien alisado y pelado, de corderos, guanacos ó caballos.
188 Los tehuelches hicieron una imitación casi grosera de las barajas españolas.
189 Entre los Aonikenk, hipotéticamente, puede decirse que tuvieron dos clases de naipes de diseño propio. Uno más elaborado, aunque con algunas  señales Mapuches, es de alta inspiración tehuelche  y el otro más simple, de creación directa Aonikenk, guarda similitud e inspiración en las pinturas parietales de aleros y cuevas de la zona.
190 La mujer tehuelche también participaba del juego de las barajas.
191 Ade la mujer del cacique Orkeke, siempre estaba jugando a las barajas, dónde exponía sus partencias personales.
192 Las barajas tehuelches conocidas hasta el presente son siete, las cuáles con ligeras variantes, poseen las siguientes medidas0,8 por 05centímetros.
193 La provisión del tabaco entre los tehuelches era escasa, según se desprende de los relatos de los viajeros, los cuales en los encuentros, era uno de los primeros pedidos que recibían de la mujer ú hombre tehuelche.
194 Se han encontrado restos de Pipas, por parte de arqueólogos en la zona de San Gregorio y Dinamarquero, en Santa Cruz.
195 Los tehuelches llenaban sus pipas con tabaco y con raspadura de tallo ó tronco de Calafate, planta que posee varios compuestos, entre otros berberidina, la calafatina y derivados de la morfina.
196 George Muster brinda en sus escritos más información sobre los nombres de los juegos de barajas, que practicaban los tehuelches, pero no así en cuánto a cómo es el desarrollo  del juego en si. Por lo visto al parecer los más difundidos eran, el burro y el monte, juegos que aún hoy practican, además de los denominados Panturga, primero, siete, yaik ó fuego , éstos últimos es parecido al burro.
197 Apellidos como: Viedma, Musters, Moreno, Lista, Del Castillo, Moyano, Pozzi  y Prieto – Schidlowsky, han estudiado a los tehuelches y gran parte de lo aquí escrito y leído, son divulgaciones personales y vivencias propias.
198 Cuándo moría un tehuelche, su mujer, la viuda, se pintaba la cara de negro.
199 En referencia a las pinturas rupestres, en punta Gualichu, se las interpreta cómo figuras de lagartos visto desde arriba.
200 La aparición del caballo  en la vida de los tehuelche, ha variado sustancialmente en los ritos funerarios, en sus costumbres y ha pasado a convertirse en una parte importante en el acto y desarrollo.

 

 

Comentarios   

#1 mari 23-07-2012 22:16
hola quisiera saber si aun encontramos tehuelches en el sur, donde? podran enviar mas información por correo privado? muchas gracias. mari
Citar
   
   
Visitor counter, Heat Map, Conversion tracking, Search Rank